sexualidad adolescente

¿Cómo se que mi hijo(a) está listo(a) para hablar sobre sexualidad?

Como bien es sabido, es difícil platicar sobre “sexualidad” con niños y adolescentes ya que les resulta incómodo recibir la información, o incluso tienden a utilizarlo de manera inmadura para añadirlas como burlas a su vocabulario social. Sin embargo, también resulta sumamente problemático para los adultos seleccionar las palabras adecuadas para ellos, ya que surgen ideas como “no quiero que malinterprete” o simplemente “no se cómo explicarle”.

De esta forma, con la intención de evitar lo que nos incomoda, el tema de la sexualidad se ha convertido en un tabú, y que además se ha mantenido en algunas familias ya por varios años ¿en la tuya ha sido así? No obstante, como se ha venido escuchando por los profesionales de las ciencias de la salud, hablar sobre sexualidad es indispensable, ya que es preferible brindar a los niños y adolescentes la información que requieren, pero en ocasiones se les deja a ellos la responsabilidad de tomarlo de la manera que les sea más conveniente. Sin embargo, esto no debe de ser así.

Los jóvenes están listos para recibir cierta información en distintas etapas de sus vidas, por lo que es sumamente importante que el adulto esté consciente de la capacidad madurativa que el joven tiene, para así saber cuáles palabras emplear con ellos. Como se sabe, los jóvenes están inmiscuidos en mayor información, ya sea por vías tecnológicas de la comunicación, o bien mediante el diálogo con sus pares. Es inevitable la relación de ellos con toda esta información nueva que se añade a sus experiencias. Sin embargo, es mejor que todo lo relacionado a este tema lo hayan escuchando antes desde casa.

 

Pero, ¿Cómo puedo saber como padre que mi hijo está listo para escuchar sobre el tema?

Pues bien, antes de considerarlo, es importante que indagues en el o ella en 3 aspectos, denominados como las 3 A:

  1. Autoconocimiento corporal: Se refiere a la noción que tiene el niño o adolescente sobre las partes de su cuerpo, incluyendo extremidades y órganos genitales tanto internos como externos. El hecho de que el niño explore su cuerpo mediante el movimiento y manipulación del mismo es crucial en las primeras etapas del desarrollo, debido a que juega un papel crítico en la adolescencia.
  2. Asertividad: Es la habilidad del joven para identificar sus emociones y utilizarla para expresar lo que siente de forma objetiva y sin rodeos. A esto se añade la capacidad de evitar las reacciones impulsivas que pudieran afectar ante la toma de decisiones.
  3. Autoestima: Evidentemente es necesario que el joven posea seguridad en el/ella mismo(a) para que entonces la incomodidad ante el tema sea menor, y capaz de lidiar con ella. Además requiere de esto para comprender la importancia que tiene la información en su vida, ya que está le servirá para protegerse de posibles factores de riesgo.

Estos tres conceptos se relacionan entre ellos de manera natural, ya que resultan de la personalidad a lo largo de los años. Por lo tanto, el adulto deberá de asegurarse de que estos tres conceptos estén bien cimentados, ya que de esta forma se tendrá mayor certeza sobre la madurez del joven. Además, de esta manera el adulto se sentirá también más cómodo al hablarle del tema.

También, debes de estar consciente de toda la información previa que ha obtenido a partir de las fuentes que ya antes hemos mencionado, por lo que es recomendable estar al tanto de las tendencias sociales, es decir, videos, canciones, redes sociales, películas, etc., que puedan darte una idea de lo que posiblemente te vaya a contestar para complementar tu nueva y adecuada información.

El adulto debe de estar también bien informado sobre lo que vaya a decir al adolescente, ya que ellos son sumamente sensibles a las inseguridades de otros, por lo que se recomienda que también tú como adulto tengas desarrolladas las 3 A mencionadas con anterioridad (Autoconocimiento corporal, Asertividad y Autoestima). Solo de esta forma el adolescente se sentirá confiado y seguro de que tu información es correcta.

Si requieres de mayor apoyo para guiar a tu hijo o hija hacia un camino sano, estoy a tu disposición.

Deja un comentario