terapia gestalt

Terapia Gestalt y la experiencia en terapia

La Psicoterapia Gestalt, surge en los años 40, de mano de Fritz Perls , Laura Perls y Paul Goodman. Su base está en la filosofía existencialista, en la teoría del campo y en algunos puntos del Psicoanálisis, entre otras teorías y enfoques psicológicos (Ortega, 2012).

Estos autores aportan dos conceptos fundamentales (Martín, 2013): que la percepción está organizada y que tiende a ser tan buena como la permiten las situaciones estímulo.

Con esta base, se dice que la terapia gestalt (TG) nace como reacción a valores ya establecidos, siendo entre las corrientes psicológicas analizadas, el determinismo del psicoanálisis y el intervencionismo conductista a las que más duramente se enfrenta. Entre las influencias recibidas, podemos destacar (Vásquez Olcese, 2012)

  • El psicoanálisis de Freud, retomando y reformulando su teoría de los mecanismos de defensa y sueños.
  • La filosofía existencial, rescatando la confianza en las potencialidades inherentes, el respeto y la responsabilidad del individuo.
  • La fenomenología, de la que toma su apego por lo obvio, la experiencia inmediata y la conciencia.
  • El psicodrama, de J.L. Moreno del que adopta la dramatización de experiencias y los sueños.
  • La teoría de la coraza muscular de W. Reich.
  • La teoría de la indiferencia creativa de Sigmund Friedlander, de la que extrae su teoría de polaridades.

La principal revolución de la TG es aquella que marca el paso de un modelo de pensamiento individualista a un modelo de campo, donde el holismo cuerpo-mente deja cabida e incluye al entorno.

 

El objeto de la Terapia Gestalt

Para la terapia Gestalt el objeto te trabajo no es un sujeto, es la “experiencia”. Experiencia de la persona dada en un campo constituido por un organismo y su entorno, ya que el primero no puede existir sin el segundo (“el ambiente no crea al individuo, como tampoco el individuo crea al ambiente“; Perls, 1974).

En esencia la forma o configuración de cualquier cosa, está formada de una “figura” y un “fondo“; poniendo un ejemplo práctico, las letras dentro de este texto constituirían la figura y el espacio en blanco sería el fondo; no obstante esta situación puede ser invertida y lo que es ahora figura podría ser fondo. Este fenómeno descrito, ubicado en el plano de la percepción, involucra a todos los aspectos de la experiencia (Vásquez Olcese, 2012).

Con este planteamiento teórico, la psicoterapia gestalt, que introduce el concepto de motivación en la percepción (Martín, 2013), adopta una posición que rompe las líneas seguidas en la época, fragmentando una causalidad lineal, con la noción de interno versus externo o real y observa a la persona como animal social.

Con ello, sitúa los conflictos neuróticos o psicóticos del individuo no en su psique, sino en un contexto o situación, pasando de ser problemas de naturaleza interna a ser “problemas de contacto” con el entorno-ambiente, no pudiendo ocurrir más que en el “aquí y ahora” (Tárrega, 2009).

En base a ello, la Terapia Gestalt es más que una teoría de la psique, es un abordaje terapéutico y una filosofía de vida donde prima la conciencia (awareness), la adquisición y compromiso con la propia responsabilidad de los procesos en curso y la fe en la sabiduría intrínseca del organismo como mecanismo de autorregulación con un medio cambiante y en constante evolución (Peñarrubia, 2010).

La psicoterapia de la gestalt ”antepone la espontaneidad al control, la vivencia a la evitación de lo molesto y doloroso, el sentir a la racionalización y requiere del terapeuta un uso de sí como instrumento que transmita una determinada actitud vital en vez de practicar únicamente una técnica útil contra la neurosis“.

 

El objetivo pues de la Terapia Gestalt sería (Maurí, 2013):

  • Obtener las herramientas y recursos terapéuticos adecuados para ayudar al cliente en su problemática, haciéndole más consciente de cómo ha llegado a la situación en la que se encuentra.
  • Ampliar el campo de posibilidades y recursos personales disponibles, devolviendo al cliente su capacidad de elección consciente de qué quiere hacer para afrontar sus desafíos y su propia vida desde la responsabilidad y la recuperación de la creatividad pérdidas.
  • Para ello, se hace necesario un trabajo de autoconocimiento personal y la atención consciente de nuestras propias percepciones, impactos emocionales y sentimentales, así como una guía de actuación del por qué hacemos lo que hacemos y de cómo el entorno nos influye en nuestras acciones.
  • El objetivo esencial, será discernir qué tiene que ver con el pasado, aprendiendo a adaptarnos y a ajustarnos a cada situación, descubriendo nuevos modos más útiles de hacer las cosas desde la experiencia, la autodeterminación y el autoconocimiento personal.

 

Articulo completo en Psicopedia

The following two tabs change content below.
Psicólogo y terapeuta Gestalt especializado en terapia individual, de pareja y grupal.

Latest posts by Orlando Pérez (see all)

1 thought on “Terapia Gestalt y la experiencia en terapia”

Deja un comentario